Una estrella de nueve puntas con los 9 tipos posibles de personalidad

Si estás en un viaje de autoconocimiento y de desarrollo de consciencia esta Teoría del Eneagrama te puede interesar.

En palabras sencillas, esta teoría, que se cree tiene más de 2 mil años de antigüedad, plantea que así como al nacer nos ha tocado un cuerpo con determinadas características, de igual forma nos fue asignada una personalidad dentro de un conjunto de 9 personalidades posibles.

Esta teoría nos permite tomar consciencia de nuestra psique para poder crecer espiritualmente y permite conocerse a uno mismo a través del eneagrama. Las nueve personalidades se agrupan, a su vez, en 3 subgrupos, de acuerdo a si tienes predominancia visceral (eneatipos 8, 9 y 1), emocional (eneatipos tipo 2, 3 y 4) o mental (eneatipos tipo 5, 6 y 7) en tu personalidad. Claro está que todos contamos con características de todas las personalidades, pero lo clave de este postulado es que cada una de las personalidades está asociada a una herida específica de nacimiento que nos atraviesa (a modo de trauma inconsciente). Y cada eneatipo tiene, por su condición humana, su lado luminoso (el ser) y su lado oscuro (el ego). A continuación, te contaré en detalle cada tipo para que saques tus propias conclusiones.

Tipo 1: El perfeccionista / Resentido / LA IRA

“Que cumplan lo acordado”. Quiere ser perfecto y corregir el mundo. El eneatipo 1 encarna el perfeccionismo. Como no se acepta a sí mismo, no acepta a los demás. Tiene un ideal de cómo debería ser en realidad, entonces siempre se percibe a sí mismo como imperfecto. En la sombra, se critica, juzga y exige a sí mismo y a los demás.

Eneatipo 2: El ayudador / el que da / EL ORGULLO

“Que me agradezcan”. Ansía ser necesitado y amado. Este eneatipo no se siente digno de amor y tiene la creencia de que no está bien amarse a sí mismo. La herida lo impulsa a depender de la aceptación de las otras personas. Quiere complacer y agradar a los otros constantemente.

Eneatipo 3: El triunfador/ organizador / LA VANIDAD

“Que me admiren”. Es competitivo. Busca brillar, atraer y que lo valoren. Su herida se basa en la creencia de que no es valioso por lo que verdaderamente es. Además, posee una baja autoestima que lo impulsa a trabajar sin descanso para obtener reconocimiento y crear máscaras con el fin de impresionar a los demás.

Eneatipo 4: El melancólico/ el romántico / LA ENVIDIA

“Que me comprendan”. Este eneatipo es el que quiere atención, quiere sentirse único y diferente. Se siente inferior a los demás, por lo que vive en las comparaciones. Busca reconocimiento a través de disfrazarse de alguien especial, incomprendido y con mucha profundidad.

Eneatipo 5: El investigador / el observador/ LA AVARICIA

“Que no me pidan”. Se distancia para observar y evitar la invasión. Su herida se basa en la creencia de que el mundo puede herirlo. Al temer ser lastimado, se refugia en su soledad, evita expresar sus sentimientos y pasar del pensamiento a la acción.

Eneatipo 6: El leal / el que duda/ LA COBARDÍA

“Que no me engañen”. Quiere seguridad pero duda y desconfía. Como este eneatipo de personalidad no confía en sí mismo, teme tomar decisiones. Debido a su inseguridad, piensa siempre en lo peor que podría pasar y delega en los demás las decisiones.

Eneatipo 7: El entusiasta / el escapista / LA GULA

“Que no me dejen solo”. Busca la estimulación y la novedad.La herida de este eneatipo es el terror al sufrimiento, al vacío y a la insatisfacción. De este modo, se evade a sí mismo con sentido del humor y hace actividades constantemente.

Eneatipo 8: El líder / el mandón / LA LUJURÍA

“Que me sirvan”. Quiere tener dominio y control. Este eneatipo quiere tener todo bajo control, porque su herida lo lleva a tener la creencia de que es vulnerable y débil. Por este motivo, vive a la defensiva y crea corazas porque en realidad tiene miedo a sufrir.

Eneatipo 9: El pacificador / el mediador / LA PEREZA

“Que no me presionen”. Quiere vivir en paz y tranquilidad. Se infravalora y su creencia es que no es importante. Por este motivo se anula, buscando pasar desapercibido y evitando todo tipo de conflicto.

El objetivo de identificar estas heridas es poder transformarse a uno mismo, sanar el ego y acercarse a Dios. Ya que el ego nos causa distorsiones mentales que nos hacen sufrir percibiendo la realidad de manera conflictiva. Sin embargo, el hecho de tomar consciencia de nuestras sombras para vivir desde la esencia de nuestro ser nos permite ser libres y sin filtros.

Si bien se recomienda leer extensamente sobre el tema antes de sacar conclusiones. Les dejo un TEST de Eneagrama a modo de orientación, para que los ayude a guiarlos en el camino de descubrir qué eneatipo es cada uno.

* El Eneagrama en la cultura occidental, al igual que la doctrina metafísica del Cuarto camino, ingresó gracias a George Gurdjieff, maestro místico de origen ruso, quien trabajó con sufíes y otras escuelas tradicionales de conocimiento esotérico en oriente. Luego la teoría del eneagrama fue desarrollada por Oscar Ichazo chamán místico y científico boliviano y fundador del Instituto Arica, y precursor y maestro de Claudio Naranjo, reconocido psiquiatra chileno y pionero de la psicología transpersonal.