Sabemos que viajar es difícil ahora mismo. Estar a bordo de un avión en compañía de personas enfermas es un factor de riesgo importante, pero puedes protegerte de alguna manera.

Simplemente, sigue algunos sencillos consejos para disminuir las posibilidades de entrar en contacto con el virus, de modo que llegues a tu destino en perfecto estado de salud.



Cómo no contagiarte de Covid-19 en un avión

Preocuparse por las enfermedades que se pueden contraer en el avión requiere un poco de planificación que comienza cuando todavía estás en tierra.

En el momento de la reserva, de hecho, puedes comenzar a reflexionar sobre la posibilidad de elegir un lugar «seguro», es decir, que te ponga en contacto con el menor número de personas.

El primer vector de infección por el virus es, de hecho, el hombre: basta con estar al lado de un pasajero con covid-19 para correr el riesgo de enfermarte.

Reservar el mejor asiento

Dado que no es posible elegir quién viajará en el asiento de al lado, lo que sí podemos hacer es reservar el mejor asiento a bordo de un avión: el que está al lado de la ventanilla.

De hecho, hay que evitar el pasillo, porque siempre hay mucha gente entrando y saliendo y puedes entrar en contacto con diferentes personas, no sabes cuál de ellos carga el virus.

Del mismo modo, sería bueno evitar los asientos cerca del baño, ya que, especialmente en vuelos de larga distancia, este es el lugar más concurrido del avión.

Evitar las zonas en riesgo de Covid-19 en un avión

Pero estos pequeños trucos pueden no ser suficientes: también debemos prestar atención a las bacterias que acechan en la suciedad inevitablemente presente a bordo.

Los lugares más sucios, como demuestran varias pruebas realizadas a lo largo de los años en numerosos aviones, son sin duda las mesas, cinturones de seguridad, reposabrazos, reposacabezas, bolsillo del asiento y asa del baño.

Para evitar problemas, basta con las toallitas higiénicas: una vez a bordo, simplemente hay que pasarlas por las zonas “en riesgo”, y en unos segundos habrás hecho tu espacio vital más seguro.

Por supuesto, también es importante prestar atención a tu higiene. Después de ir al baño, o después de tocar algo donde haya suciedad, lávate bien las manos.



Evitar los contagios en el avión, todos los consejos útiles

Se deben tomar algunas pequeñas precauciones, especialmente en el avión. Probablemente sepas que hay toneladas de superficies que no están perfectamente desinfectadas: los bolsillos de los asientos son el peor lugar.

Las limpiezas a bordo no siempre son muy precisas, sobre todo, entre un vuelo y otro, cuando el personal tiene poco tiempo para recoger, al menos, la suciedad más evidente. Por lo tanto, lavarse las manos es esencial para reducir significativamente el riesgo de entrar en contacto con el virus.

La mayoría de las personas descubren que ir al baño y lavarse las manos con jabón y agua corriente es la mejor manera de garantizar una higiene óptima. Pero en el avión, este puede no ser el sistema correcto.

De hecho, habrás notado que encima del lavabo en los baños de los aviones hay un pequeño símbolo que prohíbe beber agua: si, no es potable, ¿puede ofrecer una adecuada limpieza de nuestras manos? Por tanto, es necesario aclarar la cuestión.

Para tener las manos verdaderamente desinfectadas es importante utilizar jabón, lavarse durante al menos 60 segundos y enjuagarlas con agua limpia. Si esto no está disponible (o como en el caso de un baño de avión, no es potable), el uso de un desinfectante es más seguro.

En vuelo, por lo tanto, también se recomienda usar gel antibacterial para lavarse las manos después de ir al baño antes de comer y después de toser o estornudar. En su lugar, usa agua y jabón si tus manos están visiblemente sucias, al menos, para eliminar la suciedad de la superficie.

Siguiendo estos sencillos pasos, puedes reducir el riesgo de enfermar de COVID-19 durante el vuelo, una circunstancia muy desagradable.

Acerca del Autor

Matideviaje

Founder & Editor

Simplemente vive, la vida es movimiento y lo que muestro en mi blog son experiencias y la vida en sí.

Ver Artículos